Memoria Histórica: los héroes de la Desbandá.

El 14 de junio se celebra el día de la Memoria Histórica en Andalucia, que tiene como finalidad  mantener su memoria y reivindicar los valores democráticos y la lucha del pueblo andaluz por sus libertades, así como a promover el conocimiento y la reflexión en torno al período que abarca desde la Segunda República, la Guerra Civil, la Dictadura franquista y la transición a la democracia hasta la entrada en vigor del primer Estatuto de Autonomía para Andalucía.

Si hay un episodio dramático en la historia de la Málaga del siglo XX es el de la Desbandá, que es como popularmente se conoce a la mayor evasión de población civil en Europa antes de la guerra de Yugoslavia.

Febrero de 1937: la Desbandá.

Las terribles palabras amenazantes que emitió por radio el General Queipo de Llano ante la inminente llegada de las tropas sublevadas a la capital, hicieron que cundiera el pánico en la ciudad de Málaga.

Miles de civiles, la mayoría mujeres, ancianos y niños, abandonaron la ciudad camino de Almería mientras eran bombardeados por mar y aire,  causando la muerte a entre 3000 y 5000 personas, en uno de los episodios más cruentos de la Guerra Civil española, junto con Guernica o la masacre de Badajoz.

Sin embargo, al terror de esta masacre le hicieron frente dos héroes cuyos nombres durante décadas fueron silenciados, pero que merecen ser recordados por su enorme humanidad.

Esto son Antonio Vilar y Norman Bethune.

'La desbandá'. /©Norman Bethune.La huella solidaria

Anselmo Vilar, el farero.Fotografía facilitada por el periodista Jesús Hurtado de Anselmo Antonio Vilar, el farero de Torre del Mar, natural de Lugo e hijo del que fuese a su vez primer farero de la población, que durante dos días mantuvo apagado el faro

Las más de 120.000 personas que huían de las tropas franquistas hacia Almería, encontraron a su paso por Torre del Mar a un aliado. No fue otro que un farero llamado Anselmo Vilar, orginario del Concello de Lugo.

A punto de jubilarse, Anselmo mantuvo durante dos días apagado el faro, lo que dificultó que los aviones y los barcos pudiesen ubicarse y localizar a la población que huía en este punto de la costa.

Gracias a su decisión, Vilar salvó a muchas personas de las ametralladoras y las bombas, pero le costó la vida, ya que pocos días después de la entrada de las tropas nacionales fue fusilado.

Un gesto que merece ser recordado para siempre en la memoria de los malagueños.

Norman Bethune: el médico canadiense.

Bethune era un médico canadiense con una enorme conciencia social, pues defendió la sanidad pública en una época en la que este tipo de ideas se consideraban subversiva y con resonancias comunistas.

Cuando estalló la Guerra Civil española, ofreció al gobierno republicano sus servicios como cirujano, pero su oferta fue rechazada.

Fue entonces cuando ideó su innovador servicio móvil de transfusión sanguínea. Muchos soldados morían en el frente desangrados antes de recibir la atención médica necesaria. Bethune llamó a la población a donar sangre a través de campañas en prensa y radio. Así fue como empezó a salvar vidas. “No he venido a España a derramar sangre, sino a darla”, decía.

Cuando oyó hablar del drama del éxodo de la población civil de Málaga, Bethune acudió con su furgoneta y sus equipos de transfusión a atender a los heridos. Pero ante la magnitud de la tragedia humana con que se encontró concluyó que lo mejor que podía hacer era vaciar su furgoneta de neveras y artilugios y cargar en viajes continuos, al mayor número posible de heridos hacía Almería.

Así durante tres días y tres noches. Pero Almería también fue bombardeada. La matanza deliberada de civiles refugiados era algo que Bethune nunca pudo olvidar. “España es una cicatriz en mi corazón.”

Su generosa solidaridad le llevó en 1938 a China para ayudar como médico a las tropas de Mao Zedong en su lucha contra la invasión de los japoneses. En noviembre de 1939, el cirujano se cortó durante una intervención y la herida derivó en una septicemia que le causó la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.