El cultivo de la caña de azúcar. Los ingenios.

La miel de caña es un producto con miles de años de historia, que introdujeron los árabes en la península ibérica procedente de Asia y que Cristóbal Colón llevó a América.

Durante más de cinco siglos y hasta hace apenas cuarenta años, la caña de azúcar, de la que se extrae esta ‘miel negra‘ mediante su cocción, formó parte del paisaje y de la economía de Málaga.

Los terrenos que antes ocupaban las cañas han sido sustituidos por cultivos tropicales más rentables como el aguacate y la chirimoya.

De las decenas de ingenios azucareros que había en la costa, solo uno sigue funcionando actualmente, en la localidad malagueña de Frigiliana.

Este Ingenio se ubica en el palacio de los Condes de Frigiliana, un inmueble construido por la familia Manrique de Lara a finales del siglo XVI, y que en 1720 fue adaptado para la fabricación de miel de caña. De trazado renacentista, decorada con pinturas murales de motivos geométricos, presenta varios relojes de sol en su fachada.