Archivo de la categoría ‘Delitos’

>Detenido un sexagenario por acosar a unos 200 menores por internet fingiendo ser una niña

>

La Guardia Civil encontró en el ordenador del detenido, contactos de 233 menores de toda España.

Agentes de la Guardia Civil del Equipo de Delitos Tecnológicos (Edite) de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla han detenido a un hombre de 60 años como presunto autor de un delito de acoso sexual a más de 200 menores a través de internet, donde se hacía pasar por una niña de 12 años.

Las investigaciones de este delito, conocido como grooming, se iniciaron el pasado año, cuando tres padres de menores de una localidad del Aljarafe, presentaron denuncias. Según los progenitores, en el correo de sus hijos detectaron cómo una persona, que se hacía pasar por una niña de 12 años, invitaba a sus hijos a desnudarse y mostrar su cuerpo a través de la cámara web.

Después de varios meses de gestiones, la investigación de los guardias civiles lleva a un domicilio, en la localidad de Marbella (Málaga), en la que residía un hombre de 60 años de edad, que es el único habitante del inmueble y que es un antiguo maestro con antecedentes por abusos sexuales a menores, según informó la Guardia Civil.

El Juzgado número 1 de Sanlúcar la Mayor autorizó el registro solicitado por los agentes, que se desplazaron a Marbella, donde verificaron cómo en un ordenador, que se encontraba en el dormitorio del sospechoso, había fotografías de contenido pedófilo. Además, comprobaron que en el correo electrónico que utilizaba para hacerse pasar por menor de edad tenía 223 contactos de menores de toda España. Por estos hechos la Guardia Civil detuvo a J.T.M como presunto autor de un delito de acoso sexual a menores a través de la red. Los guardias se incautaron de dos discos duros de 500 gigas cada uno con abundante material pedófilo.

Más información en

>Trampa para usuarios de Messenger

>

Un email invita a acceder a conversaciones privadas de Messenger. El incauto internauta cae en la trampa y se consuma el fraude: el ‘hacker’ consigue sus contraseñas.
‘Descúbrelo todo viendo los historiales de conversación de tus amigos de MSN’. El mensaje aparece en la bandeja de entrada del correo electrónico del incauto internauta que, tentado por la curiosidad, no duda en pinchar en un enlace que asegura que este sistema para acceder a charlas privadas de un servicio de mensajería instantánea es ‘100% seguro, gratuito y fácil de usar’. Inmediatamente, se abre una nueva página web que solicita al usuario que introduzca su dirección de correo electrónico y su contraseña. Una vez que lo ha hecho, el fraude se consuma.
Los mensajes del Messenger nunca aparecerán y en su lugar la víctima habrá caído en las redes de algún ciberdelincuente que podrá rastrear su correo en busca de claves bancarias o cualquier otro dato confidencial y, en el peor de los casos, suplantar su personalidad para cometer algún acto delictivo. Es uno de los últimos engaños vía Internet, que, según apunta Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, se convierte en una «trampa para tramposos», ya que la víctima del fraude «es invitada a cometer otro delito al acceder a conversaciones privadas».
Denunciar
«Los ideólogos de estos correos fraudulentos saben que, aunque el internauta puede denunciar los hechos, tendrá serios problemas a la hora de explicar por qué quería pinchar en ese enlace», explica Domingo, que insiste en que, de cualquier forma, una vez cambiadas las claves a las que haya podido tener acceso el ‘hacker’, hay que trasladar los hechos a la policía, «para que quede constancia que durante un tiempo no hemos sido dueños de nuestra dirección, que ha podido ser utilizada con fines delictivos».
El principal objetivo de los piratas que roban contraseñas es revisar los mensajes de la víctima en busca de claves de acceso a bancos u otra información que pueda conllevar un beneficio económico. Por este motivo, desde la Asociación de Internautas recomiendan no incluir nunca este tipo de datos sensibles en correos o conversaciones de chat. «La gente no es consciente de que esta información puede caer en manos de cualquiera», advierte Domingo. Asimismo, con esta práctica, el ciberdelincuente puede conseguir las direcciones de los contactos de esta persona para enviar correo basura (spam).
Más información en