Andalucía impulsará medidas para reducir el fracaso y el abandono que evaluará año a año

El consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, ha anunciado un conjunto de medidas para reducir los índices de fracaso y abandono escolar en Andalucía que serán evaluadas año a año para hacer un seguimiento de su impacto y valorar sus resultados. El consejero ha destacado que su objetivo es consensuar estas iniciativas con los actores del sistema educativo y con los grupos políticos para presentarlas antes de febrero.

Durante su intervención en el Parlamento de Andalucía, Álvarez de la Chica ha explicado que estas medidas estarán fundamentalmente encaminadas a reforzar las materias instrumentales, en particular Lengua y Matemáticas, y a personalizar la educación para el alumnado que presenta mayores dificultades y el que tiene más capacidades. Serán medidas concretas para reducir al 15%, en un periodo de diez años, el abandono escolar, que alcanza ahora en Andalucía el 37%.

Reducir esta cifra es “el mayor reto pendiente”, ha enfatizado el consejero, que ha explicado que esta acción se enmarca en el compromiso de España con la Estrategia Europa 2020 para reducir al 15% el abandono, como pide la UE. “Un desafío complejo pero imprescindible para equipararnos a todos los efectos con los países de la Unión Europea, para nuestro desarrollo económico y, en definitiva, para nuestro futuro como sociedad”, ha agregado.

El fracaso escolar se refiere al alumnado que no alcanza la titulación básica del sistema, el Graduado en Secundaria; mientras que el abandono educativo temprano se refiere a los jóvenes de entre 18 y 24 años que no continúan en el sistema tras la ESO.
Para el consejero, “es evidente que en Andalucía existe una necesidad clara de mejora”, y junto a las nuevas iniciativas, se reforzarán todas las medidas que ya están en marcha y cuyos resultados serán visibles a corto y medio plazo. Entre éstas ha citado el aumento del horario lectivo semanal dedicado a las materias instrumentales en la enseñanza obligatoria; profesorado y desdobles para atender de manera específica al alumnado con dificultades de aprendizaje; los programas de acompañamiento o extensión del tiempo escolar; o los programas de cualificación profesional inicial. También se ha referido a la dotación con 2.068 maestros y maestras específicos de apoyo en Primaria, con los que se fijarán objetivos precisos para la mayor eficacia de su trabajo.

Diagnóstico
“Estamos convencidos de que cuanto mayor sea el tamaño del problema, mayor debe ser nuestra ambición, determinación y eficacia”, ha manifestado Álvarez de la Chica, que ha presentado al Parlamento un diagnóstico del sistema educativo andaluz. Para ello ha repasado los principales indicadores y la evolución de éstos en las últimas tres décadas en las que Andalucía ha pasado de tener 4.000 centros educativos a 6.197; y de 55.000 a más de 120.000 docentes; y que cuenta este curso con 1.800.000 alumnos y alumnas.

En estos años el sistema educativo andaluz ha incorporado planes y programas para adaptarlo a los cambios que iban surgiendo en la sociedad, como el Plan de Apertura de Centros que ofrece aula matinal, comedor y actividades extraescolares; los centros del primer ciclo de Infantil que tienen un horario socioeducativo de 12 horas al día; o el programa de bilingüismo.

Durante su intervención, ha analizado los resultados del último Informe Pisa, que reflejan un avance del alumnado andaluz en lectura, la competencia en la que era más débil en la evaluación anterior, de 2006. El informe Pisa confirma el diagnóstico con el que trabajábamos, “tenemos plena conciencia de las dificultades”, ha explicado el consejero, quien ha reiterado que los resultados ponen de manifiesto que “no mejoramos a la velocidad que nos gustaría”.

Para Álvarez de la Chica es importante destacar que “la evaluación tiene no sólo carácter informativo, sino formativo y orientador para todo el sistema: administración, centros, profesorado, familias y alumnos”. En este sentido, ha abogado por analizarlos con detalle y mirarlos con perspectiva.