El Informe PISA 2009 se presenta el martes 7 de diciembre, con una nueva prueba que mide la comprensión lectora en soporte digital

El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la OCDE se presentará el próximo martes 7 de diciembre en todo el mundo y dará a conocer los resultados de esta prueba realizada en 2009, que se vuelve e centrar en la comprensión lectora y, esta vez, se introduce la novedad de medir esta capacidad en un soporte digital.

Esta iniciativa, creada en 1997 por los gobiernos de los países miembros de la OCDE y a la que también se sumarán países asociados hasta alcanzar la cifra de 65, tiene como objetivo supervisar los resultados de los sistemas educativos en términos de rendimiento, dentro de un marco común acordado internacionalmente.

Al igual que en el año 2000, la lectura vuelve a centrar la encuesta PISA 2009, pero el marco de lectura se ha actualizado y ahora también incluye la evaluación lectora de textos electrónicos. La forma de evaluar en Matemáticas y Ciencias no ha variado en el informe realizado el año pasado respecto a los anteriores.

Este estudio comparativo, internacional y periódico evalúa el rendimiento de los alumnos de 15 años, al finalizar la etapa escolar obligatoria, a partir de la evaluación de ciertas competencias. Cada país examina entre 4.500 y 10.000 estudiantes de 15 años, pero en España, como las comunidades autónomas están interesadas en tener datos representativos de su alumnado, la muestra llega hasta los 25.000 estudiantes de centros escolares públicos y privados.

España participa en este informe desde 2000. En 2003, tres comunidades autónomas –Castilla y León, Cataluña y País Vasco– ampliaron muestra para obtener sus propios datos; en 2006 se sumaron Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Galicia, La Rioja y Navarra; y en 2009, Baleares, Canarias y Madrid y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Se evalúa la capacidad de los alumnos para aplicar los conceptos que han aprendido durante su escolarización y no asignaturas ni materias concretas. Los que mejores calificaciones obtienen demuestran que saben desenvolverse en diversas situaciones dentro de cada área porque saben relacionar de lo que han aprendido en el centro escolar y a lo largo de la vida.

PISA consiste en pruebas escritas en formato papel o electrónico, que duran aproximadamente dos horas y media y combinan preguntas de elección múltiple y preguntas abiertas, que se organizan en unidades basadas en un pasaje escrito o gráfico que plantea una situación de la vida real. También hay cuestionarios de contexto que rellenan tanto los alumnos como los directores de los centros. También se incluyen datos socio-económicos.