Griñán presenta la iniciativa 'Esfuerza', con 80 medidas para mejorar el sistema educativo andaluz

El respaldo y reconocimiento al profesorado y el impulso a los logros educativos del alumnado, entre los objetivos.
El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, acompañado por el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, durante la presentación de la iniciativa 'Esfuerza'.
El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, acompañado por el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, durante la presentación de la iniciativa ‘Esfuerza’.

La Junta de Andalucía ha puesto en marcha la iniciativa ‘Esfuerzo Educativo de Andalucía’ (‘Esfuerza’), que reúne 80 medidas para la mejora del sistema educativo y para asumir los nuevos retos de la sociedad actual. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, ha presentado a una amplia representación de la comunidad educativa este programa, que se desarrollará en el periodo comprendido entre 2010 y 2012.

Los cinco grandes objetivos que se marca el Gobierno andaluz con esta iniciativa son mejorar los logros educativos del alumnado, conseguir un mayor respaldo y reconocimiento a la labor del profesorado, impulsar el apoyo y la participación de las familias, contribuir al cambio hacia la economía sostenible e implicar a la sociedad en los desafíos educativos.

La “clave” de esta nueva iniciativa será, según Griñán, la “complicidad” entre los alumnos, profesores y familias como principales actores del sistema educativo, y la consideración de los estudiantes como “pilar” del mismo. “La educación no se delega, se comparte”, ha opinado el presidente, que ha subrayado que se persigue impulsar la preparación de los alumnos, pero también reforzar el respaldo social del profesorado y lograr un clima de convivencia que facilite la enseñanza y el aprendizaje.

“Mayor educación, mayor capacidad y mayor rendimiento” son, en palabras del dirigente autonómico, algunas líneas que sustentan el nuevo modelo de economía sostenible por el que apuesta la Junta. “No podremos avanzar hacia un modelo social y económico sostenible si éste no se basa en el conocimiento”, ha valorado el presidente, para quien este conocimiento parte de una educación basada en “el esfuerzo, el respeto, la convivencia y el uso responsable de la libertad”.

También ha insistido en la necesidad de que la sociedad andaluza “ponga el foco de atención en la educación” y que ésta se sitúe “en el centro, en el origen y en el fin de todas las actividades con las que un país crece y se hace más próspero”.

Por ello, ha reafirmado su convicción en el “poder transformador” de la educación y ha asegurado que, a raíz de la crisis económica, una de las principales enseñanzas debe pasar por el fomento de “un cambio de mirada, que implique una comprensión del mundo y una cultura del trabajo”.

En esta misma línea, y frente a los retos de la educación actual, que radican en “mejorar la calidad y universalizar, no sólo el acceso a las aulas sino el éxito en ellas”, ha abogado por “recuperar la confianza” en el trabajo de los docentes, el poder educador de las familias y la voluntad de aprender de los jóvenes.

La incorporación de nuevos profesores a la enseñanza pública hasta superar los 100.000 antes de que termine la legislatura, la aprobación del II Plan Andaluz de Formación Profesional, la modernización de la Administración educativa, la tutoría electrónica o la aprobación de una normativa específica de apoyo a la lectura son algunas de las 80 medidas que se pondrán en marcha dentro de ‘Esfuerza’. La Ley de Educación de Andalucía (LEA) y su memoria económica serán el marco legal que permitirá su desarrollo.

Universalizar el éxito escolar

La mitad de las medidas recogidas en ‘Esfuerza’ están centradas en universalizar el éxito escolar, aumentando las tasas de titulados y reduciendo el nivel de abandono y fracaso escolar. Hasta 40 iniciativas, como el incremento de plazas en el primer ciclo de Infantil (de 0 a 3 años), el seguimiento del alumnado de Primaria con más dificultades en comunicación lingüística y razonamiento matemático, el refuerzo en horario de tarde o los desdobles de grupos en las materias instrumentales de la ESO y la extensión de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) se centran en este objetivo.

La Junta insistirá en los programas dirigidos a la permanencia en el sistema educativo tras la enseñanza obligatoria, con el objetivo de incrementar el número de jóvenes con titulaciones superiores. De esta forma, se continuarán programas como la Beca 6000 o el transporte escolar gratuito. Además, se potenciarán los cursos de preparación a las pruebas de acceso a los ciclos formativos de FP y las pruebas libres para la obtención del título de Graduado en ESO, FP o Bachillerato, entre otras.

La Administración educativa impulsará la atención al alumnado con altas capacidades intelectuales, ampliará los planes de modernización, como la Escuela TIC 2.0 y los centros bilingües, y continuará analizando y mejorando el sistema educativo a través de la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa.

Carta de Derechos del Profesorado

El personal docente es la figura central en el proceso de enseñanza-aprendizaje, y, para conseguir el mayor reconocimiento a su labor, Educación aprobará y difundirá la Carta de Derechos del Profesorado, a la que acompañará una campaña de sensibilización dirigida a apoyar la dimensión magistral y académica de la autoridad de estos profesionales.

Además, para promover su plena dedicación a la docencia, se eliminarán tareas burocráticas y se simplificarán los procedimientos administrativos relacionados con su labor. También se aprobará un nuevo procedimiento de gestión de ausencias y sustituciones, con más presupuesto y que garantice mayor flexibilidad, agilidad y seguimiento desde los propios centros educativos, que contarán con mayor autonomía para adaptarse a su entorno.

Las familias y el compromiso social

La prestación de servicios complementarios seguirá siendo una de las apuestas de la Consejería de Educación, con el fin de avanzar en la conciliación de los horarios escolar y laboral de las familias andaluzas. Se ampliará así el número de centros acogidos al Plan de Apertura con aula matinal, comedor y actividades extraescolares. También se mantendrán las actuales líneas de apoyo a las familias, como los libros de texto gratuito durante toda la enseñanza obligatoria, los ordenadores y las bonificaciones en los servicios complementarios.

Para facilitar la participación de las familias, se aprobará una nueva normativa que posibilite la suscripción de compromisos educativos y de convivencia que permita el seguimiento directo del proceso educativo de los niños, con horarios de atención más flexibles e implantando la tutoría electrónica.

Asimismo, para favorecer la implicación del conjunto de la sociedad en los desafíos educativos, se potenciarán los Consejos Escolares y las Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado, así como la colaboración con los ayuntamientos y los medios de comunicación.

Para contribuir desde la educación a la economía sostenible se seguirá reforzando la oferta parcial de ciclos formativos para trabajadores o desempleados, las convocatorias anuales para la obtención del Graduado en ESO, a la que desde este mismo curso se sumará la del Bachillerato, o la enseñanza en las modalidades semipresencial o a distancia a través de plataformas virtuales a través de internet.